ROSSASSA SANT BARTOMEU.png

IGLESIA DE SAN BARTOLOMÉ
(SÓLLER)

Bandera_de_España_(sin_escudo).svg.png

14

CAPILLA DE SAN JUAN BAUTISTA

00:00 / 02:49
20-CAPELLA-DE-LES-ÀNIMES.jpg

En la parte central, presidiendo el retablo, podemos ver la talla de madera policromada de San Juan Bautista, vestido con una samarra de piel de camello. El Santo lleva una cruz con la mano izquierda y con la derecha señala un cordero que se encuentra a sus pies: "Mirad al Cordero de Dios, miren al que quita el pecado del mundo". Este cordero es el Agnus Dei, el Cordero de Dios. Se refiere a Jesucristo en su rol de ofrenda en sacrificio por los pecados de los hombres. Los judíos sacrificaban un cordero durante la conmemoración anual de la Pascua; Jesucristo es sacrificado en la Cruz y quita los pecados del mundo.
A la izquierda de la imagen de San Juan se encuentra, sobre una ménsula, la talla de San Bernardo de Claraval. Esta imagen lleva un libro en la mano izquierda y lo que suponemos que debía de ser un báculo en la mano derecha, aunque hoy carezca de la parte superior. A los pies del Santo, que viste el hábito blanco de los cistercienses, se encuentra una mitra.

A la derecha del titular de la capilla, con una decoración idéntica a la del otro lado, sobre una ménsula, la imagen juvenil de San Luis Gonzaga. El Santo murió a los 23 años, sujetando una cruz.

El retablo es del siglo XIX. En 1841 se gastaron 305 libras en el jaspeado del retablo.

Sobre la imagen de San Juan Bautista encontramos la hornacina que contiene Santa Lucía de Siracusa con una palma en la mano derecha, símbolo de su martirio, y un plato con sus ojos a la izquierda. Santa Lucía es la patrona de los ciegos y de las costureras. En el primer cuerpo del retablo, justo debajo del capitel jónico de una pilastra, la del extremo de la derecha, se puede ver un exvoto de Santa Lucía que permanece como testigo de la gran devoción que se ha tenido a la Santa.

Todo el conjunto es de de estilo renacentista, aunque se trata de una obra del siglo XIX.

En la pared izquierda de la capilla encontramos la talla de la Virgen de la Lactancia, que da de mamar al Niño Jesús. En Sóller se la conoce como la Virgen del seno.

En la pared derecha de la capilla se encuentra una puerta de acceso a la sacristía abierta a principios del siglo XX, con motivo de las obras que se hicieron en el presbiterio bajo el rectorado de Mn. Sebastián Maimó. Encima de la puerta podemos ver una gran pintura de Santa Catalina de Sena rodeada por escenas de su vida.